Menorca, el tesoro del Mediterráneo

UN PARAÍSO NATURAL


Menorca alberga los parajes naturales mejor conservados del Mediterráneo. La isla es un autentico paraíso natural formado por multitud de barrancos, grutas terrestres, cuevas submarinas, así como especies animales y vegetales únicas en todo el mundo.

La principal característica del medio natural de Menorca es la diversidad ambiental existente en apenas 700 kilómetros cuadrados de extensión. Así, la isla ofrece la posibilidad de encontrar una representación de casi todos los hábitats propios del Mediterráneo. Los hábitats más destacados son los barrancos, las cuevas, las zonas húmedas integradas por charcas, lagunas y marismas, los sistemas dunares, las costas y los islotes.

La isla se divide en dos regiones. La primera, al norte, es la más agreste y en ella se encuentran playas de arena rojiza y paisajes de gran belleza. La segunda, situada al sur, tiene un relieve mucho más suave y una costa con acantilados, barrancos cubiertos de pinos y calas de arena dorada. La elevación más alta de la isla es el monte Toro, de 357 metros.

Menorca fue declarada Reserva de la Biosfera por parte de la UNESCO en 1993, conformándose el Parque Natural de s’Albufera des Grau, l’Illa d’en Colomy el Cap de Favaritx como su núcleo principal. 

La fauna de Menorca, especies únicas al aire libre

Aves Menorca - Naturaleza Menorca

No podemos empezar a dar detalles en torno a las emblemáticas especies que configuran este magnífico y preservado entorno, sin hacer mención, en primer lugar, a las vacas. Mayoritariamente frisonas (existe además la “vaca roja”: raza autóctona), desempeñan un papel protagonista en la isla de Menorca. Además de configurar una bella estampa rural, constituyen la base de la ganadería insular y su leche es la materia prima para la producción del sabroso y archiconocido queso con denominación de origen Queso Mahón-Menorca.

No menos importantes son los caballos de raza menorquina, presentes en las fiestas populares y espectáculos ecuestres, tanto a nivel nacional como internacional, caracterizados por su color negro, delgadas y largas extremidades, ojos redondeados, esbelta y majestuosa silueta.

En Menorca residen gran multitud de diferentes especies como son los pequeños mamíferos, reptiles, insectos y gran variedad de aves.

Como mamíferos que viven en total libertad por la isla podemos destacar las martas, hurones, comadrejas, conejos, murciélagos, ratos de campo y erizos. Los reptiles más comunes encontramos la tortuga mediterránea, la lagartija balear y diferentes variedades de serpientes no venenosas.

La lagartija es uno de los iconos más emblemáticos de la isla, de entre las que destaca una especie de dorso negro y vientre azul metálico estrictamente protegida tan solo presente en los islote Illa de l’Aire.

Las aves es el grupo de especies animales con mayor presencia en la isla. Podremos encontrar desde tórtolas, torcaces, palomas salvajes, mirlos, gaviotas, paíños, pardelas y comoranes. En los bosques y sembrados encontramos chochas, reyezuelos, chotacabras, papamoscas, perdices y codornices. En Menorca existe una gran variedad de aves rapaces y carroñeras fácilmente avistables como son los halcones, cernícolas, gavilanes, alimoches y diferentes especies de ágilas, entre muchas otras. Sin duda, Menorca es un destino idílico para los amantes de las aves.

La flora menorquina

La vegetación de Menorca, típicamente mediterránea, es mayoritariamente forestal, protagonizada por l’ullastrar en la zona de Es Migjorn y l’alzinar en las montañas interiores y barrancos, y existe una gran variedad de árboles de hoja caduca autóctones. 

Cerca de las playas, encontrarás sabinas, muchos pinos y diferentes tamarindos. Los líquienes tapizan el roqedal y gran número de matorrales espinosos denominados localmente «socarrells» cubren el litoral sometido a fuertes vientos. 

Tradicionalmente, los isleños recurrían al acebuche y la encina para obtener madera, ya que son especies adaptadas perfectamente al clima de Menorca, así como algunas variedades de pino, especialmente el pino carrasco.